La mujer, protagonista del Día Mundial de la Diabetes

La mujer protagoniza este año el Día Mundial de la Diabetes, que se celebra hoy 14 de noviembre. Con el lema Mujer y diabetes: nuestro derecho a un futuro saludablese hace hincapié en las particularidades que tiene sólo en ellas. Y es que existe una creciente preocupación por el incremento de casos y el retraso diagnóstico en mujeres.

mujer y diabetes

La incidencia preocupa porque además va en aumento. En estos momentos se estima que hay 199 millones de mujeres que conviven con la diabetes en todo el mundo. Para 2040 se prevé que la cifra aumente hasta los 313 millones de afectadas. El problema además, es que muchas de ellas ni saben que tienen en esta enfermedad. En general, se estima que la mitad de las personas con diabetes tipo 2 no han sido diagnosticadas.

PROBLEMAS DE DIAGNÓSTICO

En el caso de las mujeres no sólo se diagnostica menos sino que además la detección llega más tarde. El motivo es que a ellas les cuesta más acudir a consulta.  

“Muchas mujeres son claves en el cuidado de la salud de los demás, pero a veces les es difícil cuidar de sí mismas”. Así lo explica María Ángeles Martínez, Jefe de la Sección de Endocrinología del Hospital San Pedro en Logroño.

mujer trabajadoraPor el mismo motivo, se cree que las mujeres hacen un peor seguimiento del tratamiento. Esta falta de cumplimiento se ve reforzada también por los problemas de conciliación. Cada vez son más las mujeres que trabajan y en la mayor parte de los casos las tareas del hogar siguen recayendo en ellas. Así, queda poco tiempo para cuidar la alimentación y realizar actividad física diaria. Estas son precisamente dos de las recomendaciones claves en el control de la glucemia.

NO SOMOS IGUALES

También preocupa lo poco que se ha estudiado cómo afecta la diabetes a la mujer en particular. Y es que los cuerpos de hombres y mujeres funcionan de forma diferente. Así, sería importante contabilizar los casos diferenciando por sexo y realizar los estudios e investigaciones del mismo modo.

Lo que sí se sabe es que las mujeres con diabetes tienen por ejemplo, mayor riesgo de sufrir una cardiopatía una vez tienen la menopausia. Esto se debe a que tienden a acumular grasas en zonas que implican un mayor riesgo.

También se conoce que los fármacos no siempre actúan igual en función del sexo del paciente. Y a esto hay que añadir que ciertas pruebas diagnósticas no son tan precisas en mujeres como en los hombres.

DIABETES Y EMBARAZO

Tampoco hay que olvidar el papel reproductivo de la mujer, donde la diabetes tiene un impacto importante. Dos de cada cinco mujeres con diabetes están en edad reproductiva y un mal control del azúcar en sangre hace que se tengan mayores dificultades para concebir. De hecho, sin planificación prenatal, la diabetes tipo 1 y la tipo 2 implican un mayor riesgo de mortalidad y morbilidad, tanto de la madre como del feto. 

diabetes gestacionalExiste además un tipo de diabetes que afecta únicamente a la mujer. Se trata de la diabetes gestacional. Esta debuta durante el embarazo y puede tener consecuencias tanto en la gestación como en el largo plazo. Muchas de estas mujeres presentan presión arterial elevada y los partos se complican en gran medida por el peso del bebé. La dra. Martínez alerta en este sentido que “la mitad de las mujeres con antecedentes de diabetes gestacional puede desarrollar diabetes tipo 2 entre 5 y 10 años después del parto”.

UN PROBLEMA SOCIAL, ECONÓMICO Y CULTURAL

Se considera que en España las diferencias de género son mínimas, pero esta situación no es universal. Por eso, en el día mundial de la diabetes se quiere subrayar la importancia de un acceso asequible y equitativo a las medicinas y tecnologías esenciales. Un ejemplo claro de las diferencias entre países es la prevención de la diabetes durante el embarazo. En nuestro país todas las mujeres se someten a estas pruebas (cribados) durante el período de gestación pero no ocurre lo mismo en otras naciones.

Diabetes país en desarrolloHay incluso países en desarrollo en los que las mujeres evitan acudir a su médico a consultar, por miedo a dar positivo. Y es que en tal caso, tendrían que reconocer ante los demás que están enfermas y afrontar la estigmatización.

En el ámbito socioeconómico hay otros factores de riesgo como la mala alimentación o nutrición, la inactividad física, consumo de tabaco o uso nocivo del alcohol.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *