La diabetes gestacional pone en riesgo la salud del bebé

La diabetes gestacional puede afectar la salud de la madre a largo plazo pero también la del bebé. El niño puede llegar a tener ocho veces más de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. Pero el riesgo no acaba aquí. También será más propenso a tener obesidad en la adolescencia o en la edad adulta. Así se puso de manifiesto durante el 9º Simposio de Diabetes en el Embarazo. En encuentro se celebró este mes de marzo en Barcelona, con Novo Nordisk como patrocinador principal.

Por su parte la madre tampoco queda libre de posibles secuelas. Aproximadamente el 50% de las mujeres con diabetes gestacional desarrollan diabetes tipo 2 antes de los cinco años posteriores al embarazo. Por ello, son tan necesarias las pruebas para detectar la diabetes durante el embarazo. En el caso de que la madre ya tuviese diabetes el seguimiento también es imprescindible para controlar la glucosa. Así, se puede evitar que desarrollen otras enfermedades asociadas, se reduce la mortalidad prevenible de las madres y se frena la diabetes tipo 2.

En los últimos años se ha producido “un notable aumento” en el número de mujeres que desarrollan diabetes durante el embarazo, según afirma Alan Moses, director médico de Novo Nordisk. De hecho, en algunos países el riesgo de desarrollar diabetes gestacional oscila ya entre el 20 y el 30%. Este problema  aparece habitualmente en el último trimestre de la gestación. De ahí, que favorecer el autocuidado de la mujer sea también clave para reducir los riesgos.

TERAPIAS: UN ANTES Y UN DESPUÉS

Hoy tener diabetes no supone un problema para tener hijos siempre y cuando se controle el nivel de glucosa. Esto no fue así hasta 1922, cuando se usó por primera vez la insulina. Hasta entonces, las mujeres en edad fértil con esta afectación no podían concebir o morían durante el embarazo.

En este sentido, las nuevas insulinas basales han supuesto un avance importante. Y es que permiten que haya menos riesgo de mortalidad, malformaciones congénitas y otros efectos adversos en la madre y en el recién nacido. El motivo es que proporcionan un “excelente” control de la glucosa con menor riesgo de reacciones hipoglucémicas. Así,  “cada vez más mujeres con diabetes tipo 1 están dispuestas a asumir los riesgos del embarazo” afirma el doctor.

DESAFÍOS DE LA DIABETES GESTACIONAL

Uno de los principales retos del profesional sanitario a la hora de atender a mujeres embarazadas con diabetes es evitar las hiperglucemias y las hipoglucemias. “Manejar la diabetes con éxito en estos casos implica tener un nivel de glucosa menor que los demás diabéticos. Y esto aumenta el riesgo de hipoglucemia”, señala el director médico de Novo Nordisk. Si ésta es grave puede causar un importante daño permanente tanto en la madre como en el bebé.

No obstante, “el manejo actual de la diabetes en la madre ha reducido el riesgo de sufrirlas”. Una alimentación saludable y ejercicio, son suficientes para alcanzar los niveles de control de glucosa en sangre casi normales. Eso sí, siempre y cuando se cumpla con el tratamiento y se mantenga un seguimiento médico. De esta manera, con un buen cuidado y un continuo seguimiento, “las mujeres tendrán un embarazo satisfactorio”.

Durante el encuentro Moses aprovechó para anunciar que “pronto probaremos con la insulina de nueva generación degludec en mujeres embarazadas con diabetes”. Además, comentó que “acaba de ser aprobada la insulina aspart de acción ultra rápida. Su principal beneficio es que proporciona un mejor control de los niveles de glucosa tras las comidas en personas con diabetes tipo 1. Una nueva formulación de la insulina aspart que ya tiene un largo historial de uso seguro y eficaz en el embarazo”. Gracias a estos avances terapéuticos, iniciar o intensificar el tratamiento de la diabetes en el embarazo reduce notablemente las complicaciones en la madre y el recién nacido.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *